martes, 11 de agosto de 2009

La clase (2008) Entre les murs

Ser profesor es muy difícil. Ser profesor de un colegio de barrio marginal en París o en Bogotá debe ser algo muy cabrón. Comparo la realidad de ambas ciudades por ser tan similares en algo tan característico como lo es el boom de inmigrantes de diversas culturas que convergen a las malas en un mismo espacio. Hasta el más idealista desfallece ante una horda de adolescentes confundidos y cerrados a su cultura e identidad como lo auténtico, el resto sencillamente, lo desprecian... ante esa situación, imagínense a un pobre mortal tratando de embutir algo de historia o lenguaje a sus mentes tan prevenidas.


Este docu-drama no tiene moraleja, no tiene un mensaje esperanzador... solamente es el reflejo del día a día de un docente con su curso, no va para ningún lado. Algunos alumnos sorprenden por su brillantez, otros por su estupidez, como en la vida real.

El protagonista es Francois, un jóven maestro de lenguaje con las mejores intenciones para con sus pupilos, quienes nunca ven como necesarias sus enseñanzas: "Hablar correctamente es para maricas" "Así hablaban en el siglo XIX" son perlas que lo hacen pensar al menos en mandar todo a la mierda.

Los alumnos están liderados por Esmeralda, la representante del curso, una de esas viejas que cree tener la razón a dos manos, alzadita y burlona, y que tiene como fiel patiño a una obesa afrodescendiente que toma personal cualquier pequeña insinuación de racismo. Por estas brujas se desencadena un problema en el que resulta implicado como supuesto agresor verbal el buen Francois, y a la defensa de las petardas en meción se involucra Souleymane, un alumno nativo del Africa que tiene como reto educarse o devolverse a su aldea en Mali. Los demás chicos enfrentan sus propios dramas como la deportación de un ser querido, la pobreza, etc.Es buena si quiere filosofar sobre la globalización, el desplazamiento, la inmigración, racismo y educación moderna, y es un serio planteamiento de cómo serán las futuras generaciones que reniegan de las reglas y cada ser trae su propia verdad. Como dice uno de los muchachos de la clase cuando le pidan que se describa: "Me gusta el futbol, odio a los tectonick" así se resume la generación actual, radical, por eso tenemos aca en Bogotá a las barras bravas, la estupidez más grande del ser humano, emos, indígenas metaleros, floggers tomándose fotos como locas y otras perlas, todos ignorando lo que se pierden cuando rechazan lo que un buen maestro puede ofrecer.

Calificación: 7.5/10 donde 1 es Samuel Moreno y 10 es Antanas Mockus

El trailer:


No hay comentarios: